Ruta por la Cerdanya Francesa

Ruta por la Cerdanya Francesa

El Valle de la Cerdanya, el más grande de los Pirineos y el destino ideal si quieres sumar kilómetros a tu bicicleta mientras respiras naturaleza. Muchos son los puertos que se adentran entre pueblos y montañas, y te harán descubrir tesoros paisajísticos, así que prepárate para descubrir puertos míticos, descensos eternos y carreteras insólitas en una ruta transfronteriza que te llevará a través de Catalunya i Francia. 

Además, su gastronomía, sus pueblos, su cultura y su historia también valen la pena, y cuando tengas un día de descanso o tengas fuerzas por la tarde después de una buena ruta en bicicleta, podrás seguir descubriendo la Cerdanya inmersa en el Parque Natural Regional de los Pirineos, y disfrutar de sus infinitas excursiones, parajes naturales, actividades, gastronomía, y mucho más. 

La ruta que os proponemos hoy sale de Puigcerdà, aunque la podéis adaptar sin problema saliendo de puntos cercanos a la zona. Os dejamos sus características principales junto con el link para descargarla a continuación, aunque durante el redactado os daremos otras opciones para hacerla más escaladora, pero a su vez, más impresionante. 

  • Distancia: 115 km 
  • Desnivel: 2250 metros 
  • Puntos de Interés: Prácticamente toda la ruta te sumerge en la naturaleza del Valle de la Cerdanya, pero si nos tenemos que quedar con sus puntos fuertes, os aseguramos que el primer ascenso entre pueblos por el Port de Llo, el encanto de Olette, la subida a lo alto del Col de la Creu, y los espectaculares paisajes boscosos de Matemale hacen que la ruta merezca la pena, y que las paradas incluyan siempre una preciosa fotografía para el recuerdo. (opción a ponerlo con puntos) 

 

La salida la haremos desde Puigcerdà, en nuestro caso desde el camping Stel, situado en la carretera que va de Puigcerdà a Llívia, rodeado del más puro paisaje del Pirineo. Saldremos dirección Llívia y seguiremos para Saillagouse, para iniciar nuestra primera y tímida subida del día al Port de Llo, de 4,8 km de recorrido y una pendiente media del 5,7%. Es un puerto exigente, pero no te darás ni cuenta si dejas de mirar la pantalla del garmin para centrarte en sus preciosas carreteras que te llevan por dentro de pequeños pueblos, y nos van dejando cada vez un más espectacular paisaje a medida que vamos subiendo. 

Seguidamente nos dirigiremos por unas carreteras llanas-onduladas hasta Mount-Louis, dónde descenderemos desde sus más de 1500 metros de altura hasta poco más de los 600 en una bajada rápida y de vistas indescriptibles de más de 18 km de recorrido, así que si te gusta bajar… ¡Esta es tu ruta! 

Cuando finalicemos el descenso llegaremos a Olette, un pequeño pueblo de montaña con un encanto especial, dónde deberemos decidir si queremos parar a tomar un buen café para afrontar el reto principal del día, el Col de la Creu. 

Decidamos o no parar a repostar, abandonaremos Olette para ir a buscar el Col de la Creu, que nos llevará a más de 1700 metros de altura en un ascenso de más de 23 km. Los primeros 12 km suponen una escalada más llevadera, con una pendiente media por debajo del 5%, dónde nos moveremos dentro de un entorno natural sin coches a la vista y con unos paisajes preciosos, hasta llegar al primer cruce que nos indicará el inicio del Col de la Creu, en el que afrontaremos los siguientes 12 km al 5,2% de pendiente media, con unas rampas finales a las que deberás llegar habiéndote guardado ese último punto para poder soltar a las compis de grupeta, moviéndote dentro de un bosque de grandes pinos. 

Cuando lleguemos arriba, y después de una buena fotografía del reto cumplido, ya podremos volver al plato grande para afrontar una suave bajada entre árboles hasta Matemale, por sus carreteras llanas con vistas al bosque, a su característico lago y a sus pequeños riachuelos hasta Formigueres. 

Aun dentro de un paisaje verde llegaremos a Les Angles, lugar en el que iniciaremos un descenso suave de vuelta hasta Puigcerdà, pasando por la Bolquere y Font Romeu. 

Para finalizar el día con la mejor sonrisa, os recomendamos acercaros al centro de Puigcerdà a tomar un café de especialidad en Nordest, dónde podréis dejar vuestras bicicletas en su entrada y tomar un dulce, una tostada, o incluso comer si llegáis con hambre. 

Aunque si el desnivel de la ruta se os ha quedado corto, o si tenéis ganas de más y aun os quedan barritas y geles en el maillot, os recomendamos desviarnos antes de volver y alargar la ruta subiendo al Lac de les Bouillouses en Les Angles, un lago situado a más de 2000 metros de altitud y con un entorno natural excepcional. Además, para llegar hasta él deberemos afrontar el Puerto de Bouillouses, con 4 km al 6,5% de pendiente media, y así redondear una ruta larga, espectacular y con un desnivel positivo digno de un profesional. 

Ah, y antes de acabar, y si ya queréis rematar el día y relajar las piernas junto con amigas, seres queridos o con la grupeta, podéis aprovechar la tarde para moveros hasta las aguas termales de Dorres, unas piscinas de agua caliente al aire libre con vistas a la naturaleza, en las que podrás escoger entre 38 y 42 grados de temperatura, para relajar la musculatura y volver a tener fuerzas para el día siguiente.

Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.